“… como fruto de haber sido tan amados, lo único que encontraron fue la muerte”. La traducción del silencio en “Simetrías”, de Luisa Valenzuela