La polifonía de Mitze Katze entre realidad y ficción