De Croce a Vico: mi proceso de lectura