“La mujer en fragmentos”: una lectura de un mito pipil